El home office y el Síndrome de Burnout

Lucas Vignera

19 marzo, 2021

Qué hacer cuando te sentís cansado, cuando parece que las ocupaciones no tienen fin. Cuáles son los síntomas y consejos para cuidarse de esta enfermedad que incrementó con el trabajo en el hogar.

Hace casi un año que la pandemia nos puso a trabajar en casa y desde allí que el estar “quemado”, el no poder concentrarse o hasta perder el foco de lo que se estaba haciendo se convirtieron en estados casi cotidianos. ¿Sentís que tu creatividad tocó fondo? Entonces sí, el estrés, la rutina y la sobrecarga de tareas te llevó hasta el punto de estar sufriendo el “Síndrome de Burnout”.

¿De qué trata esto?

Es un tipo de estrés laboral, un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima. Además se define por un proceso por el cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones.

Hoy en día la OMS lo reconoce como una enfermedad 

Pero…¿Por qué pasa esto? 🧐

Es algo que vas a entender fácil, y es que, a este estado llegás cuando asumís más carga de trabajo de la que podés soportar en un lapso de tiempo.

Todos vivimos ese momento cuando tenés todo el mes ocupado con proyectos que te llevan prácticamente toda la jornada y seguís aceptando pedidos nuevos. Sumado a que el homeoffice nos trajo buenas – como ahorro de tiempo de viaje al trabajo- pero también sus malas – nos sumó los tan típicos problemas de casa como el lavarropas, el “zoom de los pibes” o hacer el almuerzo. Tareas cotidianas pero que sumadas provocan un gran enredo.

Ya lo dijo el refrán, “El que mucho abarca, poco aprieta” 🥴

Este síndrome aparece como una respuesta al estrés crónico, se caracteriza por actitudes y sentimientos negativos hacia las personas con las que se trabaja. 

Veamos algunos síntomas. Podés tomar nota 📝:

  • Sentimiento de agotamiento, fracaso e impotencia
  • Baja autoestima
  • Poca realización personal
  • Estado permanente de nerviosismo
  • Dificultad para concentrarse
  • Comportamientos agresivos
  • Dolor de cabeza
  • Taquicardias
  • Insomnio

Después nos contás si alguna vez tuviste un mix de algunos de estos 😉

Ahora bien…¿Cómo podemos identificar ese momento y qué podemos hacer al respecto?

La idea de esta nota es darte algunos consejos que podés aplicar (juntos o individualmente) para no llegar al punto de “estar quemado” y parar la pelota justo a tiempo, o bien ayudarte a salir de este estado.

Van algunos Tips:

  • Dialogar: Tener la capacidad de hablar con tus clientes, compañeros o superiores es indispensable para, por lo menos, expresar lo que sentís o pedir un poco de ayuda.
  • Límites: ¿Límites? ¿Qué es eso, se come? Es fundamental no comprometernos a hacer cosas sobre las que realmente no nos sentimos capacitados o bien, no consideramos que sea nuestro trabajo hacerlo. (Esto no significa que no puedas darle una manito a un compañero/a).
  • Expectativas: Otra palabra con la que seguro no te llevas bien (jajaja). Ajustar tus expectativas a las posibilidades reales de un proyecto es muy importante. Es bueno tener ideales, pero volviendo a los refranes… “Lo perfecto es enemigo de lo posible”
  • Organización: Existen múltiples formas y técnicas de organizar nuestro trabajo y cumplir con los tiempos, como por ejemplo la matriz de eisenhower (para hacer o delegar entre lo importante o lo urgente); la metodología Kanban (el famoso sistema en el que Trello se basó para generar su software) o simplemente una agenda (este ya será tema de otra nota muy pronto😉)
  • Relajación: Por último y no menos importante, tener nuestros tiempos de relajación en casa o en la oficina. Tomarnos un café y “desconectarnos” un rato para poder refrescar la mente, es FUNDAMENTAL. También podemos encontrar métodos como “La técnica Pomodoro” (una forma para administrar correctamente el tiempo que le dedicamos a una actividad, dividiéndolo en intervalos fijos de actividad y relajación).

Estos fueron algunos de los múltiples consejos que recopilé a lo largo de este tiempo de home office para poder tener una jornada de trabajo flexible y organizada sin llegar al extremo de quedar estresado o “quemado”.

Es muy importante para nuestra salud tener esa sensibilidad de darnos cuenta cuando estamos muy sobrecargados y actuar a priori o en su defecto, en consecuencia.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *