Do and don’t de la redacción digital: cómo llevar tu escritura al siguiente nivel

Rocio Corpa

14 abril, 2021

¿Trabajás como redactor o querés empezar a hacerlo? ¿Tenés un emprendimiento propio y querés lanzarlo por redes sociales? Te dejamos estos tips que pueden servirte a la hora de realizar tus textos.

Las formas de leer y escribir van cambiando conforme pasa el tiempo, y es que lo digital ha logrado penetrar a tal punto nuestras vidas que es difícil imaginar la cotidianeidad sin todo lo que nos ofrece. Por eso a la hora de redactar textos para sitios webs, blogs, mails, redes sociales se tiene que revisar la manera en que uno lo hace.

Sin embargo, hay recursos básicos que no cambian. Debido a esto es imprescindible traer a colación algunos principios que nos deja la gramática, sintaxis y ortografía. Si trabajás como redactor o querés empezar a hacerlo o quizás tenés un emprendimiento propio y te interesa darlo a conocer por tus redes, para todos los casos es necesario repasar algunos de los siguientes consejos.

En esta introducción a la redacción digital debemos tener en cuenta que siempre en la escritura hay reglas (alguno se acordará de las clases de lengua en la escuela😅), pero no desesperes porque no son aburridas ni tediosas. Se trata de repasar algunos elementos que son esenciales en tus escritos. 

Si lo pensáramos como una receta de cocina los ingredientes que no pueden faltarte para una buena redacción son:

El qué decís y cómo lo dejás por escrito es clave a la hora de agarrar el teclado de tu dispositivo y comenzar a redactar. Es importante saber adaptar tus letras a cada uno de los distintos formatos dado que cada una tiene su lenguaje, su forma de configurarse, de leerse y atienden, además,  a diferentes necesidades.

La ortografía y la gramática representan el 50% de la fórmula citada más arriba, te darán coherencia, credibilidad y confiabilidad. Ahora sí comencemos🥳

¿Qué no debes hacer en tus textos?

1- Escribir tal como uno habla: tené en cuenta que una cosa es hablar y otra, es escribir.   Muchas veces se cae en la costumbre abusar de las comas, divagar (escribir más palabras de las necesarias) o hacer pausas con un exceso de puntos seguidos. 

 2- No revisar los textos antes de publicarlo: por urgencia, por los tiempos límites, porque se nos juntaron muchas tareas por hacer, se suele optar por hacer todo en modo veloz o en automático; por esta razón, puede que se nos vaya una palabra de más o menos, que cambian en mayor o menor medida lo que habíamos pensado.

3- No tener estilo propio: ¿Y ahora qué escribo? Cuando se nos viene esta pregunta a la cabeza solemos buscar ideas, algo que nos inspire y sea acorde a lo que necesitamos. Pero… en otras ocasiones nos gustan tanto los textos de otro que nos decidimos por el camino fácil de hacer Ctrl+C y Ctrl+V. Lamentablemente, eso no conducirá a ningún buen camino. ¿Puede ser la respuesta más simple del momento? Sí ¿Es lo que me conviene? No.

4- Subestimar reglas gramaticales o llevarlas al extremo sin darle lugar a las demás partes que componen la fórmula que te dejé al principio. Lo mejor sería lograr un balance entre cada uno.

Ya conocimos los errores frecuentes, ahora bien…

¿Qué sí debo hacer?

1- Dominar los signos de puntuación: la coma, punto y coma, los puntos seguidos y el punto final. Todos tienen su razón de ser y hay que saber cuándo usar cada uno.

#Dato: La coma tiene 12 usos diferentes, 6 de ellos son obligatorios. ¿Conocés cuáles son?

2- Usar bien tiempos verbales: mezclarlos trae mucha confusión, así como comenzar a escribir en primera persona y terminar en tercera😂. Tener un diccionario de conjugación a mano siempre es de mucha ayuda, también lo es revisar https://www.wordreference.com/  

3- Evitar la repetición: hacerse amigo de los sinónimos es tan fácil como buscarlos en Google. Otra solución es emplear pronombres o a veces con suprimir mediante la elipsis es suficiente.

4- Regla de las tildes: ¿Te acordás de las agudas, graves y esdrújulas? Exacto, a esas me refiero con este punto. Recordá acento y tilde no son sinónimos. Todas las palabras tienen acento (sílaba tónica) pero no todas llevan tilde. 

5- Sintaxis: no olvidarse nunca del sujeto, verbo y predicado. ¿Para qué sirve esto? 

Según Álex Grijelmo, escritor y periodista español, sirve:

«Para lo mismo que puede servir un crucigrama o un sudoku. Fundamentalmente para pensar. Analizar el idioma es hacer gimnasia mental para utilizarlo mejor, para escribir mejor, para expresar mejor, para comprender mejor. O sea, para mejorar».

Por eso no lo olvides, las oraciones completas son las que mejor se entienden y con las que mejor te podrás comunicar (sin caer en un telegrama, obvio😉). 

6- Edición y auto corrección van de la mano: una letra o palabra de más o menos puede modificar todo tu texto; por ello siempre es recomendable mirar dos veces (o más) tu escrito. Si no tenés mucho tiempo para revisar lo que hiciste le podés pedir hasta a un amigo o compañero de trabajo que lo haga por vos.

7- Agregar tu estilo: ¿Qué es lo que te identifica cuando escribís? Practicar sirve para conocer qué tipo de escritura querés adoptar. Pero ojo, porque en redes sociales tendrás que tener en cuenta cuál es la personalidad de tu marca, el tono y estilo. Por eso la riqueza del lenguaje y que el escribir sea considerado por muchos un arte.

¿Te quedaste con ganas de saber más? ¿Querés seguir profundizando sobre este tema? Dejanoslo saber con tus comentarios.

El home office y el Síndrome de Burnout

El home office y el Síndrome de Burnout

Qué hacer cuando te sentís cansado, cuando parece que las ocupaciones no tienen fin. Cuáles son los síntomas y consejos para cuidarse de esta enfermedad que incrementó con el trabajo en el hogar. Hace casi un año que la pandemia nos puso a trabajar en casa y desde...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *